En Corrientes, el INTA avanza con el mapeo de los suelos

Con más de 4 millones de hectáreas cartografiadas y digitalizadas en la provincia, especialistas del INTA trabajan en la generación de mapas básicos de suelos y temáticos de aptitud general, específica y de limitantes. Información imprescindible para la toma de decisiones, el ordenamiento territorial y la proyección productiva de la región.

Corrientes es una de las provincias con mayor complejidad edáfica por la gran heterogeneidad de suelos que presenta. Asimismo, debido a su fisiografía casi el 60 % de su superficie está sometida a excesos hídricos, lo que impacta de forma directa y diferencial en la aptitud de sus tierras.

En este sentido, el grupo Recursos Naturales del INTA Corrientes, a pedido del Ministerio de Producción provincial y con financiamiento del Consejo Federal de Inversiones, cartografió y digitalizó más de 4 millones de hectáreas a escala semidetallada, desde el año 2011.

“Es fundamental el trabajo de cartografía de suelos realizado durante varias décadas, desde la creación del INTA hasta mediados de los años 90, lo que ha permitido contar con un Mapa de Suelos de la Provincia de Corrientes”, explicó Ditmar Kurtz –investigador y jefe del grupo de Recursos Naturales del INTA Corrientes–.

Este se realizó siguiendo las metodologías más actualizadas e incorporando las últimas versiones tanto de Clasificación de Suelos como de Evaluación de Tierras, por lo que constituye una base necesaria para la planificación y adecuación del uso de las mismas. La cartografía se actualiza, profundiza y adecua permanentemente.

El grupo de Recursos Naturales del INTA Corrientes integra y se nutre metodológicamente de la Red de Cartografía y Evaluación de Tierras que rige a nivel nacional. De esta forma, y a través de varios proyectos, pasados y actuales, articulan en la toma de decisiones y el desarrollo de sistemas de evaluación de la aptitud actual y potencial de las tierras para el ordenamiento territorial.

“A los estudios iniciales, se sumaron numerosas consultas de propietarios de establecimientos agropecuarios, requiriendo información sobre la aptitud de los suelos de sus predios”, destacó Kurtz.

Esta demanda provocó una considerable multiplicación de observaciones a campo, como así también la aplicación de técnicas de percepción remota para el análisis y cartografía. Los especialistas se apoyaron en imágenes satelitales y muestras de suelo que se analizaron en el laboratorio de “Suelos, Aguas y Vegetales” en la Estación Experimental Agropecuaria del INTA Corrientes.

 

La actualización y manejo de la información generada, permitió producir de manera complementaria, mapas temáticos de erosión potencial, limitaciones por exceso de agua, aptitud arrocera, forestal, entre otros. Toda la cartografía generada, histórica y actualizada, se halla disponible en formato digital para su consulta en un servidor de mapas de acceso libre y gratuito.

“Sin el esfuerzo de los primeros reconocedores y si no hubiésemos seguido la línea de trabajo, actualizando la información y las tecnologías, no tendríamos hoy los mapas disponibles”, comentó Kurtz.

A modo de ejemplo, en 2001, a solicitud del gobierno de la provincia de Corrientes y financiado por el Consejo Federal de Inversiones se elaboró y publicó el mapa de Suelos y Vegetación de los departamentos Sauce y Curuzú Cuatiá.

Diez años más tarde y con los mismos actores, se inició un proceso más continuo, se actualizó y completó la cartografía de suelos de Esquina, Goya y Lavalle –Corrientes– sobre un total de 1.025.000 hectáreas. “El propósito principal fue determinar el potencial agroforestal y las principales limitantes edáficas de esos territorios” añadió Kurtz.

Luego, el equipo realizó evaluaciones de suelos para determinar su potencialidad productivo en relación a cultivos específicos. “Realizamos evaluaciones para el cultivo de caña de azúcar, en cartografía a escala 1:100.000 en un sector del Gran Paisaje de la Llanura Arenosa y del Gran Paisaje Planicie Aluvial del Paraná y afluentes”, manifestó el especialista. Para ello, se mapearon un total de 914.302 hectáreas de la provincia.

 

En 2016 el produjeron mapas de suelos y evaluación de tierras de los departamentos Empedrado y Monte Caseros, que se completaron con el departamento Mercedes, y finalmente se sumó la cartografía digital del nordeste de Corrientes.

La información y los mapas producidos en formato digital, utilizan los estándares de clasificación taxonómica del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Soil Survey Staff 2014, USDA) ya que permiten establecer clases de aptitud y potencialidad de uso para distintos cultivos, basándose en atributos edafogenéticos, estructurales y funcionales.

Para Kurtz, “toda la cartografía de suelos generada en la provincia ha permitido avanzar desde las escalas de reconocimiento hasta las escalas de semidetalle”. Todos los trabajos pueden consultarse de forma libre y gratuita en el nodo GeoINTA Corrientes en un perfil perteneciente al grupo de Recursos Naturales –INTA Corrientes–, donde se encuentran disponibles para su descarga en múltiples formatos.

Digiqole ad

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *