Industriales alertan por falta de madera en el NEA por altos niveles de exportación de rollizos

La Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA) se reunió con el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, y planteó la preocupación por la falta de rollos de madera disponibles y de calidad debido a los altos niveles de exportación de madera sin procesar. Destacaron la necesidad de incentivar el valor agregado y alertaron respecto a aserraderos del noreste con complicaciones por déficit de materia prima de calidad.

La Federación FAIMA había solicitado la reunión con Kulfas con el objetivo de repasar junto al ministro los principales temas de la foresto industria y el sector del mueble.

Por parte de FAIMA asistieron Román Queiroz (Presidente), Soledad Milajer (Secretaria General), Pedro Reyna (Vicepresidente), Daniel Loutaif (Coordinador Bosque Nativo) y Gonzalo Rondinone (Director Ejecutivo).

“Ante este pedido de reunión recibimos una muy rápida respuesta para poder concretar el encuentro, que continúa el trabajo que se viene realizando en las mesas sectoriales en el marco del Acuerdo Económico y Social. Hubo un excelente diálogo con las autoridades y se logró consensuar una agenda de trabajo conjunta”, destacó Román Queiroz, Presidente de FAIMA, según un comunicado oficial de la entidad.

Respecto al comercio exterior FAIMA expuso su visión de que las exportaciones tienen que ser uno de los motores de la economía para el futuro.

En ese marco, planteó que la foresto industria y el mueble tiene un rol clave que jugar y que se observa una demanda internacional creciente para los productos con base de madera tanto en los tradicionales como en aquellas nuevas aplicaciones como la construcción con madera.

“La exportación debe tener como eje el mayor agregado de valor posible” indicó FAIMA y en ese contexto dio a conocer que observan con preocupación la falta de rollos disponibles y de calidad en el norte del país para los aserraderos.

Detalló que la ausencia de materia prima para los mismos tiene repercusiones a lo largo de toda la cadena productiva e incluso reconoció que en algunas industrias incluso se han registrado días sin actividad por no poder contar con el producto básico.

“La falta de rollos nos preocupa y ocupa como Federación. La exportación de un buque de rollos pone en riesgo alrededor de 2000 puestos de trabajo argentinos”, destacó Román Queiroz, Presidente de FAIMA.

Desde FAIMA creen que este tema debe ser abordado con urgencia al mismo tiempo que se incentiva la reforestación para evitar que el problema se agrave en el futuro.

Justamente, la reforestación es otro tema de preocupación en las principales cuencas forestales del país y FAIMA señaló que preocupa la baja tasa de reforestación que se registra con algunos casos llegando al 25% de lo plantado años atrás.

“El financiamiento estatal debe incrementarse fuertemente y llegar rápido al sector”, destacó Daniel Loutaif, Coordinador de Bosque Nativo de FAIMA.

Por otro lado, la entidad observó positivamente la administración inteligente del comercio para posiciones sensibles para la producción de las pymes madereras.

“Más allá de algunos problemas puntuales que puedan surgir con insumos que son rápidamente canalizados por el Ministerio, creemos importante para el desarrollo del sector del mueble la administración del comercio con una mirada puesta sobre el trabajo argentino. Los productos del sector foresto-industrial tienen una muy baja utilización de productos importados lo que los coloca en una posición única para tener un rol central entre los complejos exportadores promocionados”, apuntó Pedro Reyna, Vicepresidente de FAIMA.

Al mismo tiempo se postuló desde FAIMA la necesidad de seguir apuntalando y poniendo como eje clave de desarrollo la construcción con madera.

Indicó que la cadena de valor foresto industrial tiene la capacidad de ofrecer soluciones competitivamente económicas, eficientes, sustentables y de calidad a los desafíos que Argentina enfrenta en materia de déficits habitacionales y de infraestructura. El uso de madera en la construcción es un vector clave para favorecer el desarrollo de economías regionales postergadas, creando empleo y valor agregado en las regiones y para las regiones.

Respecto al segmento muebles, se ponderó la recuperación de ventas observada durante la segunda mitad del año 2020 al tiempo que se discutió sobre la importancia del plan Ahora 12 y 18 para el sector tanto de muebles como de colchones como eje de financiamiento.

“Debemos pensar en distintas estrategias innovadoras de financiamiento. La industria del mueble es mano de obra intensiva y una demanda fuerte del bien final es clave en el proceso”, comentó Soledad Milajer, Secretaria General de FAIMA.

 

Fuente: Momarandu

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *