Alerta máxima por la bajante extrema: el río Paraná sigue con aguas muy bajas

Se mantiene el descenso de nivel del río, desde su ingreso al territorio argentino hacia el centro argentino. Sin lluvias significativas en la última semana, advierten sobre la situación crítica.

Un nuevo informe de la Instituto Nacional del Agua revela el alerta y la extrema situación de las aguas del Río Paraná en toda longitud.

De acuerdo al trabajo más reciente, este domingo, en la confluencia del Río Paraná y Paraguay se registra “una bajante extrema”, que se sostendrá y que comenzó en el inicio de este mes.

Este domingo, en la unión de los ríos se registraron alturas de 0,38 metros en Corrientes y 0,42 metros en Barranqueras, en el orden de 1,40 metros por debajo del pico del repunte y también por debajo de los promedio semanales.

En perspectiva, no se espera un aumento del nivel, dicen los técnicos, y continuarán hacia aguas extremadamente bajas.

Por ahora, el nivel está “por debajo de los respectivos valores registrados en igual fecha de 2020. La perspectiva climática es desfavorable”.

En territorio argentino, el río no tuvo recargas significativas luego de otra semana sin lluvias.

 

“El caudal que ingresa al tramo puede estimarse próximo a los 7.700 metros cúbicos por segundo y del orden del 40% del valor promedio de junio de los últimos 25 años. Esta tendencia se sostendrá en las próximas semanas.

De continuar así, “se espera el escenario más crítico de la historia registrado: en 1944″, advierte el Instituto.

En lo que respecto al Delta del Paraná, tampoco hubo lluvias. El caudal entrante al Delta se estima en el orden de 8.400 metros cúbicos por segundo, muy por debajo de lo normal y en disminucion.

Según los datos antedichos, agua abajos se registraron fuertes descensos medios semanales en la mitad superior del Delta, acentuándose la condición de aguas bajas. En el estuario se registraron oscilaciones dentro de lo normal, sin extremos significativos.

“La tendencia climática, con horizonte en el 31 de agosto, no permite esperar una mejora sostenida en las lluvias ´
regionales, además de niveles inferiores a los medios correspondientes al otoño e invierno”, advierte el trabajo, con lo cual todo indica que esta gran bajante puede agudizarse.

Por Infocampo

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *