La hacienda de consumo resiste la crisis de la economía

Con una oferta en línea con los arribos habituales, en quince días se registraron subas del 3 al 8% en las cotizaciones de novillos y vacas, mientras las vaquillonas se mantuvieron y los novillitos retrocedieron 1%. El precio real del novillo sigue por encima del promedio anual por octava semana consecutiva.

Esta semana, los precios promedio de novillos y vacas comercializados en el mercado de Liniers aumentaron 3%, el de vaquillonas subió 1%, mientras que los novillitos operaron sin cambios, tomando dos de los tres días de remates semanales.

Esto siguió a otra semana sin cambios para novillos ni vaquillonas, 1% de caída para novillitos y nada menos que otro 5% arriba para vacas.

En síntesis, en 15 días, las cotizaciones treparon 3% para novillos y 8% para vacas mientras que las de vaquillonas se mantuvieron y las de novillitos retrocedieron 1%.

Esto sucede en momentos en que no se observaron problemas de oferta. En la primera semana de este mes, los ingresos fueron iguales al promedio semanal del último año, mientras que la corriente apunta a terminar 10% debajo de esa variable.

En las comparaciones entre los valores actuales y los de 30, 60 y 90 días atrás, todos los números son positivos; entre 7 y 9% para machos adultos y las categorías jóvenes en un mes, entre 11 y 17% en dos meses y entre 10 y 18% en tres meses, en todos los casos muy por encima de una inflación que, en este trimestre, se ha mostrado sorprendentemente baja, en términos relativos.

Las vacas componen un capítulo aparte con aumentos de 25, 37 y 30%, en el mismo orden. Claramente, la categoría empezó a despegar de su mínimo estacional, que en este año fue en mayo.

El precio real del novillo de consumo

Esta es la octava semana seguida en la que este indicador se mantiene por encima de la trayectoria del promedio móvil de 52 semanas y con tendencia creciente.

Los $100 de esta semana sólo son superados en una cincuentena de semanas en los últimos 7 años, o sea, en el 13% de los casos. Y es sólo 3% menor al del promedio de diciembre de 2015, cuando los precios saltaron en las semanas previas al cambio de gobierno de ese momento.

Es decir que, pese a que la economía argentina atraviesa una de sus peores crisis históricas, el precio de la hacienda se fortalece sin necesidad de que haya un faltante de oferta.

Es un fenómeno que no se puede dejar de resaltar.

Fuente: Valor Carne

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *